En el año de 1892, un niño de apenas 11 años nacido en la Ciudad de México de nombre Armando Martínez Centurión, de condición humilde, creó la "Torta". Él le puso ese nombre y la comercializó. Inició vendiéndola en el Centro Histórico, en el portal de "Águila de Oro", antiguamente la calle Coliseo Viejo, actualmente 16 de Septiembre. Puso su tiendecilla en un modesto zaguán e inició vendiéndolas a estudiantes y obreros, pero al notar su inesperado éxito de ventas, se dedicó exclusivamente a dicha actividad.

Leer más...

Las tortas de Armando, son no sólo las pioneras en el ámbito gastronómico de México (y quizá del mundo), sino también las más famosas a nivel literario. Son varios los escritores que se han referido en sus textos, y no de manera casual, a las tortas que en su momento elaborara Armando Martínez, nuestro fundador, y que hoy ponemos en sus manos en "Armando Tortas". Plumas como las de Salvador Novo o Jorge Ibargüengoitia han escrito párrafos elogiosos para las tortas que inventara a fines del Siglo XIX, el entonces joven Armando. Quizá quien con más detalle se refiriera a "Las Tortas de Armando", fue el celebre escritor coahuilense y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, Don Artemio de Valle Arizpe en su libro "De calle vieja y calle nueva" publicado en 1949, del cuál nos permitimos reproducir el texto, para goce de nuestros visitantes.

Leer más...